Crónicas de Oxerai III

La Historia del Viejo

 

por William Trabacilo

 

Al despertar, reflexioné en lo que vi en las piedras, y me pareció buena idea llevar un registro escrito de lo que sabía. Eso serviría como alternativa a las piedras de memoria.

He aquí lo que supe del Viejo:

 

-O-

 

Oxerai es el nombre de un remoto archipiélago ubicado en el Gran Mar, a muchísimas jornadas al suroeste de Costa Gris. Los marinos le llaman El Archipiélago Lejano, supongo que por antonomasia, pero el nombre significa realmente "Collar de Islas".

 

El Viejo era Sacqo Leb Terba, último representante de una breve dinastía que había detentado el título de Magos en Oxerai. Su padre y mentor fue Irbon Terba. Vivió en la isla central de Oxerai, Era Darmania.

 

En su juventud, Leb fue iniciado en los secretos procedimientos de la magia, pero como todo oxeranio, dedicaba bastante tiempo a la navegación y la pesca. De manera que aprendió a gobernar las naves, a construirlas, y a emprender frecuentes viajes, pero siempre entre las islas.

 

En cierta ocasión, el joven pescaba con un grupo en la bahía norte de Era Diba. Así fue que en una inmersión, Leb vio una columna de piedra sumergida a unas tres alturas. La columna se extendía desde la playa, adentrándose hacia la bahía. Al principio pensó que se trataba de una columna de algún palacio o templo en ruinas, pero al seguir el contorno, notó que terminaba en punta; en una especie de cono. Muy singular para un templo. Quizá fuera ornamental. Al emerger, intrigado, Leb comentó su hallazgo con los otros, extrañándose de que no hubieran signos de otras construcciones en los alrededores.

 

Al volver a casa, Leb le comunicó a su padre el descubrimiento, pero éste palideció: "Muchacho," le dijo, "eso que me cuentas nos pone en el umbral de una de las leyendas más grandes de nuestro mundo; y sin embargo, también, de una de las más terribles. ¿Te he hablado de Era Rimdal?"

 

Era Rimdal, la Isla Perdida, se creía que había sido creada por los Señores mucho después del resto de Oxerai. También se creía que quien la encontrase y visitase, se haría de vastos conocimientos, no sólo acerca de la naturaleza del mundo, sino también de los Señores Antiguos. La leyenda decía que Era Rimdal estaba en el centro geométrico de un triángulo, demarcado por tres obeliscos en tres sitios distintos del archipiélago. Pero en Oxerai, a saber, sólo había uno, ubicado en Era Darmania. Lo que Irbon suponía era que su hijo había encontrado un segundo obelisco, sumergido en la bahía. Si era así, el tercer obelisco se encontraría con suma facilidad, lo que abriría el camino hacia Era Rimdal.

 

Encontrar a Era Rimdal significaría gran poder, pero también que una legión de magos, aventureros y asesinos se abalanzaría sobre el archipiélago, en busca de ese poder.

 

"Te ruego, hijo, que seas sumamente discreto con respecto a este hallazgo. La sed de poder que despierta la magia es la maldición de nuestro mundo."

 

Leb prometió discreción, pero la frase "Poder de la Magia" se había clavado como un dardo en su alma. Algún día él sería mago, y si encontraba a Era Rimdal...

 

(29-09-1996)